¿Cuántas calorías tiene una bola de helado?

Los helados representan una merienda perfecta, una invitación entre amigos, una cita ideal, una reconciliación con nuestro niño interno. De múltiples sabores, en conos, de frutas, en la playa, dietéticos, se ajustan a todos y están disponibles partes los hay.

Por alguna razón siempre encontramos una buena excusa para degustar de un helado. Y es que, ¿quién puede resistirse a su sabor? Pero, dejando todas sus cualidades de lado, a continuación nos enfocaremos en las calorías que posee y que tan saludable resulta su consumo.

La cantidad de calorías de una bola de helado, oscila entre 90 y 150 calorías. La variación dependerá del ingrediente principal del helado, sea de leche o frutal. Y si a esta bola de helado se le agrega trozos de chocolate, nueces, avellanas, maní, su contenido calórico irá en aumento.

Los helados de frutas, contienen menor aporte calórico, especialmente los caseros, donde solo se usa agua, azúcar y frutas, tienden a ser más saludables.

Por otro lado, los helados de frutas industrializados, tienen una gran cantidad de azúcar añadida y colorantes artificiales, lo que hace que sean menos saludables que los caseros.

Actualmente existe un abanico de opciones para realizar helados saludables, agradables, a un menor costo y con la misma calidad en comparación con helados comerciales.

¿Los bebes pueden comer bolas de helados?

De acuerdo a las recomendaciones emitidas por la OMS, los bebés deben iniciar el consumo de algo diferente a la lactancia materna a partir de los 6 meses; sin embargo, no se recomienda el consumo de leche de vaca, sino después de los 2 años.

A partir de los 5 meses de nacidos, inicia el brote dentario y hace que las encías se enrojecen y genera molestias al bebé, por lo que pediatras sugieren realizar helados con leche materna, o con la leche maternizada o fórmula láctea con la se alimente el bebé, bajo medidas de higiene, esto calmara la sensación de ardor que sienten y se inician al consumo de helados.

Después del inicio de la alimentación complementaria, se pueden realizar helados con la pulpa de la fruta y agua, sin agregarle azúcar, permitiendo al bebé probar la nueva textura del helado y el sabor real de la fruta.

Podemos concluir que el helado desde los primeros meses de nacidos es una opción saludable y una alternativa curativa para algunas situaciones.

 

¿Qué te ha parecido? Dejanos tu opinión.

comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies