¿Es malo tomar mucho tomate?

Los tomates son uno de los alimentos más saludables, tienen muchas beneficiosas propiedades las cuales las hace indispensables en la dieta diaria. Al igual que otros alimentos deben ser consumidos con moderación y al natural, sin ningún tipo de añadido.

Tienen altos contenidos de Licopeno. Es un carotenoide con propiedades antioxidantes que es responsable de hacer que los tomates sean de color rojo. Se cree que tiene la mayor actividad antioxidante de todos los carotenoides. Además de combatir los radicales libres, ayuda a reducir el colesterol en la sangre, previene la formación de coágulos y fortalece el sistema inmune.

Una rodaja de tomate crudo contiene alrededor de 515 microgramos de licopeno. Pero dos cucharadas de pasta de tomate contienen 13.800 microgramos de licopeno. Es necesario no pelar el tomate. Al igual que otras frutas y verduras con pieles nutritivas comestibles, la piel del tomate es muy saludable.

Además, contiene dos compuestos que se encuentran en los flavonoides, son la Quercetina y el kaempferol. Dos flavonoides tienen propiedades antioxidantes y han sido estudiados por su capacidad para contrarrestar la inflamación.

Un tomate grande contiene 431 miligramos de potasio. El potasio es importante para disminuir el riesgo de tener accidentes cerebrovasculares, mantiene la presión arterial estable, y ayuda en la relajación de los músculos.

Las dietas mediterráneas suelen incluir tomates en sus recetas. Este tipo de dieta se ha hecho famosa porque quienes la siguen tienen menores riesgos de morir de enfermedades del corazón porque el consumo de aceite de oliva y productos a base de tomate tiene beneficios saludables para el corazón.

Comer tomate todos los días

Una de las cosas sorprendentes acerca de los tomates es la gran variedad y cantidad de nutrientes que proporcionan. Son un gran suministro de excelentes cantidades de fibra, vitaminas A, C (para resistir las infecciones), K, potasio (control de la frecuencia cardíaca y la presión arterial) y manganeso. Buenas cantidades de vitamina E (alfa tocoferol), tiamina, niacina, vitamina B6, folato, magnesio, fósforo y cobre son otros recursos.

Es muy bueno consumirlos diariamente porque proporcionan el 38% de lo que se necesita en vitamina C, el 30% en vitamina A y el 18% en vitamina K. Lo mejor de todo: no hay grasa ni colesterol.

Las pruebas indican que los tomates pueden ser un factor preventivo contra el cáncer. Tienen flavonoides y antioxidantes que son capaces de neutralizar los radicales libres dañinos en el cuerpo. Protegen las células, incluso la piel del daño ultravioleta y como resultado previenen el cáncer de piel.

La presencia de licopeno en los tomates ha demostrado que reduce el riesgo de padecer osteoporosis. Otro fitonutriente prominente en los tomates es la zeaxantina, que filtra los rayos UV y protege los ojos preveniendo la degeneración macular relacionada con la edad.

Una multiplicidad de variedades y preparaciones hacen de los tomates uno de los amilmentos esenciales. Los fitonutrientes que contienen son un soporte para la salud cardiovascular y la salud ósea. Estudios recientes han comprobado que ayudan a contrarrestar los signos y síntomas de la enfermedad de Alzheimer.

Otras personas han buscado:

¿Qué te ha parecido? Dejanos tu opinión.

comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies